SUMATE

Si te interesa el contenido de este blog, registrate como seguidor, opina y sugerí temas para aportar al debate. Convertilo en tu propio espacio de opinión.
Registrate como seguidor. Estamos para compartir.

miércoles, 25 de mayo de 2016

EL MOMENTO SERIA...¿MUCHO PEOR?





El ministro Prat Gay afirma que sería mucho peor sin las medidas que se tomaron.


La realidad está un poco distanciada con la apreciación del ministro. Porque hace seis meses el momento no era de un 50% de pérdida del poder adquisitivo de la moneda por devaluación; tampoco era momento de tarifas incrementadas entre un 300 y un 1000%; era momento de 150 mil personas con trabajo, que en este momento están desempleadas; era momento de una inflación máxima del 1,9% mensual y este es momento del 7,2%.

Rara lectura esta de mejores y peores momentos, ya que cuando la realidad indica que las mayorías están con mayores dificultades que tiempo atrás, no se explica por que razón podría hoy ser peor si manteníamos aquella situación. 

Dice también el ministro "dennos un changuí de seis meses para ordenar el desorden de doce años". Otra llamativa apreciación de orden y desorden. Ya que en aquel desorden la desocupación descendió al 6,9% y en éste orden sube aceleradamente en ascensor. En este orden desaparecieron programas sociales como Conectar Igualdad que nacieron en el desorden. En el desorden se crearon 7 millones de empleos que este orden está destruyendo con cierres diarios de Pymes, y despidos. En este orden los mayores, estafados en sus aportes, no se jubilarán, mientras que con el desorden todos los mayores en edad de jubilarse se jubilaron.

El ministro dice ahora que "antes de octubre estaremos por debajo del 2% mensual de inflación". Si en octubre de 2015 estábamos con una inflación de 1,9% y ahora recién para octubre de 2016 vamos a volver a esos mismos valores, ¿como es que sin las medidas tomadas estaríamos peor? 

A todas luces con las medidas tomadas empeoramos. ¿Que la inflación puede bajar? Si que puede bajar. Pero bajará, si baja, por la ostensible disminución de la demanda por perdida del poder adquisitivo del conjunto por todas las medidas aplicadas, como licuación de salarios por devaluación, y por desocupación creciente, con lo que poco de virtuosas tienen para el colectivo las medidas aplicadas para bajar la inflación.

Un pueblo empobrecido, sin capacidad de consumo, aportará con hambre a la baja de la inflación. Entonces posiblemente la gran prensa mostrará este logro como un éxito fenomenal del mercado. Y le dirá a la legión de hambrientos, ¿Vieron como bajamos la inflación? Ahora pueden comprar todo lo que quieran.

Los sin trabajo, los empobrecidos por devaluación e inflación, los saqueados con la suba de tasas por servicios, se devanarán los sesos para tratar de entender como es que si no estuviésemos tanto peor como estamos, es que estaríamos peor si no hubiésemos empeorado tanto. 

Raro galimatías el del ministro lavador.
"NO ME PREOCUPA EL GRITO DE LOS VIOLENTOS, DE LOS CORRUPTOS, DE LOS DESHONESTOS, DE LOS SIN ÉTICA. LO QUE MÁS ME PREOCUPA ES EL SILENCIO DE LOS BUENOS" Martin Luther King
"LLEGARÁ EL MOMENTO EN QUE NOS ENSARTAREMOS EL SOMBRERO HASTA LAS OREJAS FRENTA A LAS IGELSIAS, Y NOS DESCUBRIREMOS RESPETUOSAMENTE ANTE LOS BANCOS" (Comentario de don Aledo Luis Meloni sobre el veto de Angel Rozas a la Ley de descanso dominical)