SUMATE

Si te interesa el contenido de este blog, registrate como seguidor, opina y sugerí temas para aportar al debate. Convertilo en tu propio espacio de opinión.
Registrate como seguidor. Estamos para compartir.

domingo, 8 de febrero de 2015


LA FÁBRICA DEL MIEDO EN BUSCA DE UNA NUEVA “TOTAL NORMALIDAD”

En breve será canonizado el obispo salvadoreño Oscar Arnulfo Romero. Allá por 1980, tiempos de "total normalidad" en la argentina y casi toda América Latina, Arnulfo tuvo la mala idea de interponerse en el camino de un puñado de balas que pasaban por su iglesia en el justo momento que él levantaba el cáliz al cielo. Fue un 24 de marzo, el mismo día que en argentina se alzaban las copas de quienes celebraban con grandes titulares y sonoros clarines, los éxitos del terror y la muerte, que de la mano del fusil y la serpiente entregó justicia para todos. Poco antes de ese día de júbilo aquí y allá, el obispo había contado, entre otros comentarios imprudentes que solía hacer, lo que sus ojos veían: "La Justicia es como la serpiente, solo muerde a los descalzos" afirmó en un rapto de atrevimiento fatal.

Eso sí, nadie puede negar que la justicia es para todos, de eso no hay dudas. El detalle es que para hartos y poderosos, para ladrones en gran escala y criminales seriales, calzados hasta las orejas, entrega impunidad. Mientras que a los desarrapados, los solidarios, los con ideales, los descalzos y hambrientos, asegura alojamiento en cárcel o cementerio. Son detalles, pero hay justicia para todos.

Desde la gran fábrica del miedo, los encantadores, guían a la serpiente para que en su ceguera no vaya a cometer injusticia. Y en estos días, los argentinos podrán ver un inusual desfile en la Plaza del Pueblo. La serpiente, al son de la varita del encantador alzará sus fauces y mostrará sus colmillos en demanda de libertad para morder según su encanto.

¡Queremos libertad y justicia! gritarán los dueños de las absoluciones, las condenas y las puertas de las cárceles. El grito del tero, pero para proteger buitres.

(La maldita memoria rescata en este instante aquella memorable frase “...estas manifestaciones no se producen en tiempos de dictadura, aunque parece que algunos comportamientos no se consustancian con la democracia…”. 3 de agosto 1988, Sociedad Rural Argentina. Discurso del Presidente Raúl Alfonsín, hombre desconocido para la actual dirigencia radical)
                                                                                             
Siguiendo la lección de los predicadores de la paz global, que necesitan de la guerra como el pez del agua, claman libertad y justicia mientras entregan, cárcel e impunidad. Según mande el gran clarín, que para celebrar el crimen que multiplicado por miles derramaba sangre para abonar sus negocios, titulaba "Total Normalidad. Gobiernan las FFAA" elogiando la orgía de dolor y muerte, y certificando su aptitud para la violación sin fisuras de la palabra y la verdad.

Es el mismo que dice, por la propia o por boca ajena: "Vivimos en dictadura", y lo repite millones de veces en tiempos que la democracia resiste convertirse en un despacho menor, que suscriba la satisfacción del apetito y la sed de sudor y sangre, de todas las frentes, para las inmensidades de sus insaciables entrañas.

Viajes, fiestas, champagne, sexo, mujeres y dinero son parte del adiestramiento que transforma en serpientes a fiscales y jueces. Los marchantes del 18 de febrero aspiraron esas primeras líneas, y ahora están bajo las garras del señor de las tapas y la voz del cencerro que disciplina. Alberto Nisman era uno de ellos, pero tuvo la mala fortuna que de tanto en tanto, y si sirve para que la fábrica del miedo entregue más, la muerte de uno propio, también es justicia.

El engaño tiene matices y aristas. Pareciera que vienen por Cristina, la compañera más amada después de Evita. Y como Evita, la más odiada. Pero el objetivo estratégico de los criminales es siempre el dinero y con él, el poder. Cristina es el obstáculo. Con Cristina, y sin muertos importantes no habrá gerente de puesto menor en 2015. 

Por eso, el 25 de octubre de 2015 la historia se repite. Vuelve el “Braden o Perón” del 24 de febrero de 1946, porque el objetivo estratégico del dinero y el poder es hoy terminar con la democracia para volver al gobierno de las corporaciones.

La gran disputa entre Democracia o Corporaciones no es ni más ni menos que, esto que tenemos, con defectos, pero con inclusión creciente para cuarenta millones, o lo que tuvimos, para un puñado que desde la fábrica del miedo y con serpientes encantadas desean volver a concentrar riqueza, expandir pobreza y recuperar impunidad.

Para eso usan la moderna y poderosa herramienta de dominación: desinformación con manipulación de la realidad y la verdad, e instalación del miedo. Claman libertad de prensa, pero en realidad reclaman libertad de presión para poner un hombre de la corporación. Y para eso trafican muerte a domicilio con delívery incluido.

No podrán. No pasarán. Nunca Más.

No hay comentarios:

"NO ME PREOCUPA EL GRITO DE LOS VIOLENTOS, DE LOS CORRUPTOS, DE LOS DESHONESTOS, DE LOS SIN ÉTICA. LO QUE MÁS ME PREOCUPA ES EL SILENCIO DE LOS BUENOS" Martin Luther King
"LLEGARÁ EL MOMENTO EN QUE NOS ENSARTAREMOS EL SOMBRERO HASTA LAS OREJAS FRENTA A LAS IGELSIAS, Y NOS DESCUBRIREMOS RESPETUOSAMENTE ANTE LOS BANCOS" (Comentario de don Aledo Luis Meloni sobre el veto de Angel Rozas a la Ley de descanso dominical)