SUMATE

Si te interesa el contenido de este blog, registrate como seguidor, opina y sugerí temas para aportar al debate. Convertilo en tu propio espacio de opinión.
Registrate como seguidor. Estamos para compartir.

domingo, 12 de abril de 2015

CAMPO POPULAR Y PROYECTOS OPRESIVOS

LA POLÍTICA
La política es la herramienta de transformación positiva que tienen los pueblos libres. Los partidos políticos, las organizaciones sociales, y todo el conjunto de instituciones que conforman el cuerpo social participan en las acciones políticas cada cual en los espacios de interacción que actúen. 

La política tiene reglas. Ellas ponen un marco a las legítimas disputas entre los diversos sectores sociales, tanto en el campo de la ejecución de acciones de gobierno, como en las orientadas a la búsqueda de posicionamiento para la conducción del mismo. Esas reglas están dadas por la Constitución y la división de poderes. La pregunta es: ¿Es libre la política para cumplir con su rol? Veremos.

EL PODER
La sana ingenuidad hace pensar que el poder está en el estado, y más aún, en el Poder Ejecutivo, porque este tiene en sus manos la ejecución de las políticas que se vinculan con los recursos públicos y su asignación para el funcionamiento del mismo, y para las acciones que se han diseñado en pos de la mejor calidad de vida del conjunto. Aparece ciertamente como una gran ingenuidad frente a la realidad. No perdamos la ingenuidad pero reflexionemos para que más temprano que tarde, la realidad sea lo que debe ser.
Se dice que el hombre más poderoso del planeta es Barack Obama. Falso, en tal caso es el vocero. El poder de la industria bélica en el gran país del norte, junto a poderosos conglomerados económico-financieros, y también mediáticos están muy por encima del hombre que hace lo suyo, pero más hace lo que mandan los señores del habano, y las abultadas cuentas bancarias. Ejemplo cercano a nuestros padeceres: Paul Singer considera a Barack un subalterno. Puesto menor. ¿Le suena? Le da ordenes que aquel se cuida de cumplir con prolijidad de neurocirujano. Está claro entonces que es poder, quienes lo ejercen, quienes son usufructurarios, y quienes víctimas del usufructo. 
Entonces, ¿para que el poder quiere el gobierno? 
No es que lo quiera, lo necesita para neutralizar cualquier aventura libertaria, como la de parte de Latinoamérica, que pudiera menguar desigualdad a favor de los malcomidos del mundo, que con sus brazos baratos llenan cuentas bancarias que garantizan la carga de la perinola entre el todos ponen para ellos y el toma todo para la gran araña. 
El poder tiene una necesidad imperiosa y vital: limitar la libertad de los pueblos, para que con sus brazos baratos sigan engrosando cuentas bancarias. En argentina estamos dando una de las más explícitas batallas entre ese poder y un pueblo que en la última década saboreó las mieles de la igualdad y no está dispuesto a entregar su libertad.

LA LIBERTAD
Los países, en la distribución de porciones de la gran pizza global son escenarios de producción y consumo, de hambre y hartazgo. Están los comensales que saborean, y estamos los que esperamos ser digeridos.
Un pueblo y su gobierno serían libres si no tuviesen ataduras ni fueran aplastados por amenazas de quienes ejercen el poder real en un mundo globalizado. Globalizado, lamentablemente para dominar, por supuesto. 
Y dominan. Impiadosos, los poderosos deciden que los gobiernos están todos en libertad condicional. Caminan con tobillera electrónica monitoreada por un puñado de empresas enormes que como gigantescas arañas con infinidad de patas, las tienen apoyadas pisando países, bienes, recursos y seres humanos a lo largo y ancho de todo el planeta. Dominan estados, cadenas monopólicas de medios de comunicación, ponen y sacan presidentes, jueces, tejen alianzas con iglesias y burguesías locales entreguistas.
Como en cualquier estructura cuasi mafiosa, en la pirámide hay escalas. Los que en los trastes del mundo parecen poderosos señores, no son más que sargentillos, que tienen permitido arrebatar y fumarse algunos cigarros. A su vez ellos mandan cabitos todo servicio que hacen el trabajo sucio sentados en quioscos diversos, como redacciones; despachos judiciales; estudios de televisión; fuerzas de seguridad que así proveen inseguridad; ex partidos políticos opositores ahora soldaditos marchando; servicios de inteligencia convertidos en criminales garitos mafiosos conspirativos; todos por supuesto bajo los sones de poderosas propaladoras que le dicen al pueblo que están defendiendo sus intereses, frente al gobierno que los quiere perjudicar. En argentina estamos sacudiendo el yugo, por eso ese mensaje a un pueblo que lo escucha atónito frente a una realidad que no se muestra como la película en la que le dicen es la víctima, y que sí le trae a la memoria nefastos tiempos pasados.

EL BIENESTAR
El bienestar es mucho más que un ingreso económico suficiente para satisfacer las necesidades alimentarias y de confort. Incluye todos los factores que conforman la mejor calidad de vida de las personas y que den lugar a la satisfacción humana con armonía social.
No se conocen guetos o presidios en los que se floree el bienestar. Es la libertad la primera y esencial condición para que haya bienestar. Pero la libertad entendida como un derecho pleno y en el sentido virtuoso de su ejercicio.
Objetivamente, ¿Quién puede garantizar bienestar? Solo la comunidad libremente organizada.
Las grandes cadenas de distribución alimentaria no proveen alimentos. Los ponen en escaparates y góndolas para garantizarse la mayor renta. 
El deporte en manos de grandes empresarios, ofrece espectáculos al alcance de quienes paguen.
La cultura comercial de élite ignora los acervos culturales populares, los excluye y está reservada para sectores ilustrados 
La educación privada forma a su interés y a quienes puedan pagarla.
Los medios de comunicación al servicio del poder concentrado, ofrecen desánimo, pánico, estimulan el consumismo y la banalidad. No informan, desinforman para favoreces sus intereses.
La salud privada cura a los enfermos por indigestión. No tiene ninguna experiencia en hambre.
El desarrollo privado de tecnología forja grilletes para la dependencia. Lejos está de dinamitar muros opresivos.
El mercado laboral sin reglas del estado se traduce en explotación, exclusión y violencia.
Solo el estado y su intervención como regulador de las relaciones entre el capital, el trabajo, más su rol de promotor de la distribución equitativa de la renta, y garantía de servicios básicos esenciales está en condiciones de poner las bases para que la libre organización de la comunidad construya el bienestar.

En las próximas elecciones decidiremos si seguimos construyendo política, libertad y bienestar sosteniendo el barco y el rumbo, o si somos víctimas de la desinformación del poder para que nos suicidemos con el voto apoyando a los que históricamente fueron palancas que accionaron la maquinaria opresora, como lo es la derecha argentina que representan Mauricio Macri, Sergio Massa, y a quienes ahora se suma el sector quebrado de la UCR que expresa la dirigencia caduca y traidora que se suma a aquellos.

No hay comentarios:

"NO ME PREOCUPA EL GRITO DE LOS VIOLENTOS, DE LOS CORRUPTOS, DE LOS DESHONESTOS, DE LOS SIN ÉTICA. LO QUE MÁS ME PREOCUPA ES EL SILENCIO DE LOS BUENOS" Martin Luther King
"LLEGARÁ EL MOMENTO EN QUE NOS ENSARTAREMOS EL SOMBRERO HASTA LAS OREJAS FRENTA A LAS IGELSIAS, Y NOS DESCUBRIREMOS RESPETUOSAMENTE ANTE LOS BANCOS" (Comentario de don Aledo Luis Meloni sobre el veto de Angel Rozas a la Ley de descanso dominical)