SUMATE

Si te interesa el contenido de este blog, registrate como seguidor, opina y sugerí temas para aportar al debate. Convertilo en tu propio espacio de opinión.
Registrate como seguidor. Estamos para compartir.

lunes, 22 de octubre de 2012

Operativo Indeependencia. Acdel Vilas y Domingo Bussi
ISABEL: SU DEFENSA NO ES LA JUSTIFICACIÓN DEL GENOCIDIO.
Un fiscal ha solicitado la detención de Isabel en el marco de investigación de responsabilidades por las criminales consecuencias del Operativo Independencia llevado adelante por las Fuerzas Armadas y de Seguridad en la provincia de Tucumán.

Isabel rubricó junto a sus ministros el Decreto “S” Nº 106 que en su Artículo 1° reza: “El Comando General del Ejército procederá a ejecutar las operaciones militares que sean necesarias a efectos de neutralizar y/o aniquilar el accionar de los elementos subversivos que actúan en la Provincia de Tucumán.”
Véase que la orden es “…neutralizas y/o aniquilar el accionar…” lo que no significa en modo alguno que ello implique mando para torturar, asesinar, eliminar o aniquilar personas.
Neutralizar y/o aniquilar el accionar determina impedir que ciertas acciones se sigan ejecutando, nunca aniquilar a sus impulsores, seres humanos amparados a las leyes y la Constitución.
Tomar esta orden del gobierno constitucional para justificar el terrorismo instaurado por las Fuerzas militares y paramilitares es solo producto del intento por evadir responsabilidades. Es tiempo de terminar con esta distorsión absurda mediante interpretaciones semánticas cargadas de mala fe.
Sería asimilable a que hoy ante la orden a las Fuerzas de Seguridad de evitar que se corte una ruta éstas procedan al secuestro, tortura y desaparición de quienes lo intenten. Una locura que felizmente a nadie se le ocurre.
He leído sin sorpresa una nota del compañero Nallip Salomon titulada “Isabel a la cárcel, los Montoneros libres.” En ella se brindan algunos datos parciales a los que el autor asigna la entidad de “hechos que originaron el Operativo Independencia”. Dichos datos con números puntuales de cantidad de atentados, enfrentamientos y víctimas, -que hoy no resisten el menor análisis- acopiados, o mejor dicho elaborados por los Servicios de Inteligencia de la época, deben ser tomados para no caer en ingenuidades, con la misma seriedad como que vienen de quienes sostuvieron que no hubo ni torturados ni desaparecidos, que estaban todos en paradisiacas playas de Europa. Y el título de la nota del compañero al afirmar “los Montoneros libres” soslayando la realidad de miles de muertos y desaparecidos, está también en línea con esa versión oficial del terrorismo de estado.
En cuanto a las cifras de este brutal atentado terrorista contra civiles protagonizado por oscuros y alienados instrumentos del poder económico multinacional, poco tienen que ver con éstos armados comunicacionales elaborados por los Servicios de Inteligencia y que todavía se intentan difundir como reales. Basta un ejemplo: Solo por “La Escuelita” en 1975 pasaron alrededor de 2000 obreros, estudiantes, profesionales y hombres de la cultura cuyo destino fue mayoritariamente la tortura, muerte y desaparición. En casos con fusilamientos masivos de hasta 500 personas.
Por ello, hablar de “enfrentamientos” y de 50 o 100 muertos es torpe, falso e irrespetuoso de la inteligencia de los demás. A la vez que constituye un aporte indigno a la desinformación funcional en beneficio del crimen.
Entonces, quien quiera defender esta metodología de “orden” para un estado democrático que lo haga. Pero que no se pretenda que los peronistas aceptemos silenciosamente se les falte el respeto a nuestros muertos con tanta superficialidad y desprecio.
Porque hasta los que desde las AAA, el Comando de Organización o cualquier otro sector del peronismo hayan estado hombro con hombro con la dictadura, hoy debieran ante la abrumadora prueba sobre el brutal genocidio, en un contexto totalmente diferente y desde otra perspectiva, reconocer que las inhumanas torturas y las desapariciones no se enmarcan en ninguna mente con sentir humanista y cristiano.
Y así se tuviera la intención de esbozar una defensa de Isabel, flaco favor se le hace justificando los crímenes y matanzas con el discurso de la AAA o de Generales como Acdel Vilas, Domingo Bussi y Jorge Videla. Porque ella será juzgada en cuanto responsable como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas y en tal caso porque en esa calidad no evito el terrorismo desde el estado. Pero nunca porque aquel decreto lo haya ordenado como aviesamente se intenta instalar.
Mucho menos se defiende a Isabel con el ridículo argumento de “sed de venganza” de funcionarios nacionales del actual gobierno cuando el mundo celebra que la argentina siga avanzando en la búsqueda de verdad y justicia en el marco del respeto a los derechos y garantías de quienes hayan tenido vínculos con el genocidio.
Respecto del Modelo Argentino que el general Perón entregara hace casi cuarenta años como “una propuesta de lineamientos generales… invitando a todos a participar y profundizar este Modelo para que de él surja lo que lo que deberá ser el Proyecto Nacional” corresponde mencionar que lejos está de éste perfil criminal de país que se pretende justificar en un mismo acto.
El Modelo Argentino si tiene concordancia con la mayoría de las políticas del Modelo Nacional y Popular, que lo profundiza como pidiera el General, que Néstor impulsara en 2003 y Cristina continúa y arraiga desde 2007. El que se está consolidando tanto en lo político y económico social fronteras adentro, como en las relaciones internacionales y la construcción de una América Latina unida, libre y solidaria.
Es por eso que no solo mayoritariamente el peronismo, sino el pueblo argentino sostienen el rumbo del gobierno nacional frente a la más brutal embestida del mismo poder económico que en aquellos tiempos hizo que nuestras Fuerzas Armadas giraran su armas para asesinar compatriotas en defensa de intereses foráneos.
Por eso los peronistas que ayer estuvimos en la trinchera del pueblo, hoy estamos comprometidos en la construcción de esta Argentina y ésta Latinoamérica tal como las soñamos ayer.
Será también por eso, que los que estuvieron junto al terrorismo, hoy buscan espacios que tengan más aroma al país autoritario, sectario, excluyente y para pocos como el que se impuso a sangre y fuego asesinando brutalmente a miles de compatriotas.

martes, 16 de octubre de 2012

AL JUEZ RICARDO FRANCO AHORA LO SOBREVUELAN LOS CARROÑEROS
Los oportunistas, que como los carroñeros siempre están, no podían faltar ante el accidente que lo dejara al Juez Ricardo Franco herido de muerte política y social. Inerte, como para que la propia piara que lo acompañó se engorde hasta el hartazgo.
Dice la crónica que Ricardo Sánchez y José Bergia consideraron alarmante las últimas actitudes del juez Ricardo Franco que chocó con su vehículo en estado de ebriedad y habría amenazado al sindicalista Walter Bernard.
Ni José Bergia ni Ricardo Sánchez tienen autoridad moral para ahora, que Franco está destruido, disfrazarse de éticos, de dignos, y salir a parodiar. No tienen ni autoridad ni derecho, por peores. Porque además se les nota el piolín de la careta. Es lo que más se les ve.

Cuando Ricardo Franco era mucho más peligroso, de lo peligroso que es hoy, esto es cuando estaba en la plenitud de sus facultades para hacer daño desde el espacio usurpado, estos dos personajes lo apoyaron.
Cuando este mismo juez chocaba todos los días durante años la Justicia y la Constitución destruyendo el derecho y la verdad, a estos rapaces no les pareció ni alarmante ni amenazante.
Jamás se los vio en ninguna expresión del Foro por la Justicia Independiente. Jamás. Es más, junto al diputado Martín Nievas participaron de aquella otra parodia: el jury y suspensión de la doctora Mónica Lotero de Volman. Entonces, todos arrebañados, hombro con hombro brindaban con Ricardo Franco elogiando y festejando su brutal atropello a la justicia a favor de la impunidad, y su cultura alcohólica era entonces digna, y motivo de halago y elogio.
Claro que este juez no está en condiciones de seguir.
Pero de allí a aceptar silenciosamente que ahora se lo tome como bandera para esta monumental muestra de oportunismo e hipocresía hay una enorme distancia.
Porque Ricardo Franco nunca estuvo en condiciones de estar, nunca debió ser Juez, pero estuvo y está porque Bergia y Sánchez, entre otros, lo avalaron, y lo sostuvieron. Lo sostuvieron porque les era funcional. Porque les servía.
Y sólo hoy que ya ni a ellos les sirve, alzan su voz como si les asistiera algún mérito, como si cargaran la mochila y el bastón de mariscal como decía el General. Cuando realidad no conocen la mochila, porque prefirieron siempre el morral, y lo tienen ensartado hasta las orejas.
Hoy al Juez Franco hay que, con premura y usando los mecanismos legales, separarlo del cargo, contenerlo, y hacer que se trate. Para luego pedirle cuentas por el enorme daño causado a la credibilidad de las instituciones.
Pero en modo alguno abalanzarse sobre sus harapos como estas dos aves de pico encorvado, para alimentarse con sus despojos.

domingo, 14 de octubre de 2012

FANATISMO Y TARA MISTICA
Alguna vez leí sobre las razones de la persistencia de la “tara mística”, la que sin dudas tiene grados según el impacto que en cada uno tenga la herencia genética, entre otras cosas.
Ahora, lo del pastor Juan Carlos Tuyaré, es verdaderamente una inquietante muestra de cómo el fanatismo religioso dinamita y pulveriza la razón. Y si bien su virulencia, agresividad y odio, impulsan al rechazo, corresponde el análisis objetivo y cierto grado importante de compasión, no en el supuesto sentido religioso, sino estrictamente humano.
Este domingo, su artículo en el Diario Norte titulado “República bananera” es casi un grotesco en el que se entremezclan resentimientos ideológicos y pasiones humanas con blasfemias y delirios místicos.
Se apoya el pastor para autocalificarse habitante de una república bananera en que nos gobierna una dictadura. Esto es una dictadura es lo que dicen quienes fueron amigos de las dictaduras. Si no veamos a la oposición mediática que el 24 de marzo de 1976 titulaba a tapa completa “Total normalidad. Gobiernan las Fuerzas Armadas”. Y hoy con una presidente que en su segundo mandato es respaldada por el 54% de los votos, sostienen: esto es una dictadura. Y el pastor repite.
Y como buscando apoyo dice que “lamentablemente desde el punto de vista de la opinión internacional somos una república bananera”. Pobre intento. Evidentemente la lectura permanente de la Biblia no le permitió al enviado enterarse que, no ya el tercer mundo, sino el primero, mira a esta república bananera como para observar sus políticas de inclusión y sostenimiento de la economía en un planeta tambaleante. No pudo enterarse que a Obama –que quién duda lo sabe todo- le aconsejan mirar el modelo argentino. No pudo ver en los diarios dependientes e independientes que miles de españoles están llegando como sus abuelos a esta república bananera en busca de futuro.
Pero para no hacerla tan larga vayamos al mensaje que en el nombre de Dios, el pastor le hace llegar a la Presidenta:
“Señora Presidente, cada vez que amanece, desde hace mucho tiempo, usted le miente descaradamente a un todavía importante sector de los argentinos. Otro sector, que crece día a día, ya se dio cuenta. Satanás es el padre de la mentira porque miente desde el principio. Usted está utilizando diariamente una herramienta diabólica como es la mentira para gestionar su gobierno. Pero Dios se dio cuenta aún antes de que usted lo haga. Usted podrá mentirle a los seres humanos, pero jamás a Dios.
Su gobierno puso a nuestro país a la vanguardia mundial de supuestos logros conseguidos, a lo que usted graciosamente llama derechos individuales, como por ejemplo el matrimonio igualitario, cosa abominable para Dios. El ha desechado su gobierno.
Usted seguirá ejerciéndolo hasta que El lo disponga. Porque Dios tiene poder, tanto para poner como para sacar presidentes. Al menos que usted se arrepienta, su gobierno ya ha sido desechado.
El hecho que usted todavía ocupe la presidencia no significa de ninguna manera que Dios lo apruebe. Hace rato que se apartó.
Su futuro solo depende de usted. Puede arrepentirse de lo que está haciendo o elegir seguir así. De una o de otra manera, usted deberá rendir cuentas al cielo, y allí no encontrará ningún juez capaz de sobreseerla.
No sería completo el mensaje si no le dijera que Dios la ama, pero aborrece lo que usted hace.
De usted depende.”
Mensaje groseramente e irrefutablemente falso. Un invento entre absurdo y desopilante, pero nada cristiano claramente.
Como vemos, arranca la voz del Señor, calificando como mínimo de estúpidos a un importante sector de argentinos a los que la presidenta aún engaña. Y vaya a saber producto de que iluminación celestial cuenta que otro sector que crece día a día, -en el que se incluye, seguramente alumbrado por algún haz divino- ya se dio cuenta. Se dio cuenta y, obvio, no cree en nada de lo que ve y que está pasando. Solo cree en la voz del enviado.
La realidad; la inclusión de miles de compatriotas a un pedazo de pan; millones de nuevos jubilados; miles de viviendas dignas; millones de computadoras para los niños que nunca las tuvieron ni las tendrían; cumplimiento del dictado constitucional respecto del presupuesto de educación como construcción de igualdad, ciudadanía y futuro; la repatriación de centenares de científicos; el desendeudamiento liberador y soberano; el incremento de las reservas a más de 45 mil millones que nos permiten soportar la crisis mundial mientras se desploman economías supuestamente sólidas; la Corte Suprema independiente; la industrialización y generación de seis millones de nuevos puestos de trabajo; La Asignación Universal por Hijo con inclusión educativa de ciento setentaenta mil niños y reducción de la indigencia en un 70%; las condenas a los genocidas; el protagonismo inédito de la argentina en los más importantes foros internacionales; el fortalecimiento del Mercosur y la Unasur; el respeto a la libertad de todas las expresiones políticas y sociales sin represión, son entre otras las cuestiones que los engañados si vemos.
Así como vemos muchas deudas pendientes. Pero vemos, valoramos y sentimos nuestras las conquistas conseguidas por todos y para todos en éstos nueve años. Y si no nos gusta algo no nos refugiamos en la soberbia de arrogarnos la voz del Señor como para descalificar los logros espetando: “Su gobierno puso a nuestro país a la vanguardia mundial de supuestos logros conseguidos, a lo que usted graciosamente llama derechos individuales, como por ejemplo el matrimonio igualitario, cosa abominable para Dios.”
No es de buen cristiano calificar a los logros como supuestos, y quitarles el valor de derechos individuales porque el matrimonio igualitario está entre ellos y traer cual oficial de justicia divina la sentencia de abominable por parte de Dios. Un delirio.
Al que a modo de posdata agrega que “Él ha desechado su gobierno” Lapidario. De allí a la hoguera solo un paso.
Además, la copia para la sentenciada que el Oficial Divino entrega contiene una afirmación de francamente dudosa autenticidad. “Usted seguirá ejerciéndolo hasta que El lo disponga. Porque Dios tiene poder, tanto para poner como para sacar presidentes.”
Y creo que aquí el buen pastor confunde al Supremo con las cabezas del clero argentino, que sí han puesto y sacado presidentes, o lo que es más terrenal aún: con Magnetto que aseguró sacar presidentes con tres tapas de su biblia. A propósito convendría que el pastor revise cuál de las dos está usando.
Para no involucrar a Dios en estas cuestiones terrenales, y dada la afirmación de Tuyaré que Él puede sacar presidentes vale aclarar, sin que el enviado del Señor se moleste, que ningún golpe de estado nunca ha sido porque Dios haya dispuesto el cese de la autoridad constituida. Siempre han sido los hombres.
El remate del anuncio que trae el pastor del Supremo es durísimo: “No sería completo el mensaje si no le dijera que Dios la ama, pero aborrece lo que usted hace.” Clarísimo por si alguien dudaba de la conexión directa y precisa de Tuyaré con el Señor.
Sin esa conexión ni mucho menos digo que nadie puede sostener que no haya injusticia en la argentina. Que muchos compatriotas esperan mejores oportunidades. Que la lucha por la distribución equitativa de la renta está en marcha pero todavía en deuda. Que décadas de gobiernos al servicio de minorías dejaron millones de argentinos al margen de todo y que eso no se remedia tan pronto. Que subsisten nichos de corrupción que afectan al estado, desde el estado y desde lo privado. Pero de igual modo nadie puede ignorar que la argentina de estos años es extraordinariamente más justa e igualitaria que la de diez, veinte o treinta años atrás. Nadie puede ni en su más cerrado fanatismo faltar a la verdad sobre la enorme inclusión social que hemos experimentado. Como nadie desde el respeto por la verdad deja de reconocer que han mejorado todos los índices sociales respecto de diez años atrás, y que esto es vida, y calidad de vida, aunque falte más.
Entonces, calificar a este gobierno de dictadura, y a nuestra argentina de república bananera, es cuanto menos un ejercicio de irresponsable descalificación injusta y falsa, producto en este caso más de un fanatismo místico y delirante que del ejercicio razonable de una crítica política constructiva.
Con sinceridad creo por ello que el pastor opositor flaco favor le hace a Dios con esta actitud de agredir, descalificar, desinformar, ocultar, falsear y manipular la realidad, todo en su nombre. Y corre en consecuencia el riesgo de ser severamente reprendido llegado el momento.
Lo que sigue, es lo que al principio mencionaba haber leído sobre el fanatismo y la tara mística. Y a juzgar por ciertas conductas, sin quererlo, entre quienes seguramente desprecian estos conceptos están quienes con los suyos se empeñan en darle la razón y confirmar la contundente postura de Lisandro de la Torre.
“La enseñanza sistemática de lo sobrenatural y la herencia mística son los dos factores preponderantes en la persistencia del fanatismo. En el instinto religioso que en la actualidad, bajo todas las latitudes, impulsa a creer en lo absurdo a millones y millones de seres hay, sin duda, un factor atávico subconsciente, tan poderoso como el que impulsa a una abeja a construir su colmena; y así como en el secreto de los cromosomas casi invisibles están impresas las peculiaridades más extraordinarias que se transmitirán a un animal o a una planta, es verosímil creer que también en los pliegues de un cromosoma residan las inclinaciones religiosas irresistibles, como residen los elementos que darán color a las plumas de un ave o a los pétalos de una flor. Un gallo Leghorn no podrá ser nunca colorado mientras los cromosomas de sus células germinales dispongan que sea blanco, y un místico que siente lo sobrenatural desde la época en que un antepasado suyo hace 25.000 años se sobrecogía ante el estampido de un rayo, tampoco podrá, probablemente alcanzar el equilibrio de un espíritu libre de supersticiones hasta que el tiempo y una lenta y persistente modificación del ambiente, cambien la naturaleza íntima de los tejidos que transmiten la tara mística”

lunes, 8 de octubre de 2012

¡MALDITA COINCIDENCIA!
 ¡No se puede creer! Ganó el tirano rojo. ¡Tiene que haber habido fraude! No es posible que más de siete millones de prisioneros y esclavos voten por su cancerbero, su violador, su enemigo brutal e impiadoso.
¡No puede ser! Para mayor desgracia saca el cincuenta y cuatro por ciento. ¡Maldita coincidencia!
Todos dicen que fueron elecciones limpias. Que el voto electrónico que lee las huellas digitales no permite el fraude. Quién sabe. No sea que hoy un par de millones de venezolanos anden con un dedo mocho, y por ahí haya ocultas gigantescas bolsas rojas llenas de dedos que votaron sin sus dueños en oscuras y lúgubres cuevas rojas.
Porque, si además, Morales Solá, el doctor Nelson Castro, Jorge Castro, Jorge Fontevecchia, Jorge Lanata, Marcelo Bonelli, Gustavo Sylvestre, Magdalena Ruiz Guiñazú, Luis Majul, Chiche Gelblum, y todo el resto del periodismo libre, serio, veraz, e independiente de la argentina, que lee el futuro bajo las aguas del Paraná en costas chaqueñas -en Clarín por supuesto- y lo anuncia en sus doscientos cuarenta cables de cada rincón del país, ya había jurado sobre esa, su Santa Biblia ante el papa Magnetto, que Chávez había sido devorado por el cáncer primero, y que los amigos del imperio del norte, con nosotros por supuesto, se iban a cenar sus despojos políticos en el banquete de la noche del siete, con el ensordecedor aplauso de Latinoamérica y todo el mundo occidental y cristiano eufórico por el fin del tirano muerto de muerte natural, social y política: ¿Cómo es posible esta pesadilla?.
¿Cómo es que todos estos señores periodistas, de comunión diaria de mano del papa Magnetto, acompañado de tanto en tanto por Macri, Bergoglio, Jorgito Porcel (h) y Von Wernich, hayan sido contradichos por este patético pueblo caribeño?
De seguro están tan acostumbrados al infierno que le temen al cielo. ¡Eso! Están prisioneros de Satán. El trapo rojo de la ignominia con el que se cubren los identifica. ¡Vade retro!
¿Será que esto no es más que un episodio fallido único y último, que no afecta la infalibilidad de las bulas clarinales?
Porque, ¿Qué podemos esperar ahora los argentinos?
Ya estábamos completamente convencidos que las re, re, re eran tan malas que el pueblo, lejos de apoyarlas, ante su sola mención se alzaría a la caza de todos los tartamudos eliminándolos de la faz del planeta, por si acaso nomás.
Ya millones de Ringos Stars batimos baterías por la libertad verde-con la cara de Franklin-; por la independencia de volar –a Miami-; por el derecho a preguntar-a Cristina, con perdón de la palabra-; por la justicia de no responder –a la AFIP-; y porque todo ello sea posible: por la prohibición de pronunciar la r y la e juntas so pena de lapidación con cables coaxiales, fibras ópticas, y rollos del gran diario argentino en las principales plazas de la república al son de millones y millones de cacerolas vírgenes de mugrosos guisos de pobres.
Estábamos convencidos, tranquilos y seguros, y viene este maldito demonio rojo, y maldita coincidencia saca ese maldito cincuenta y cuatro por ciento de los votos.
Pero no. A nosotros no nos va a pasar.
Nosotros somos un pueblo culto, inteligente, con memoria, libre de Satán y toda superchería. Y están Maci, y Lopez Murphy, y Cavallo, y Lilita, y hasta Menem y De la Rúa. ¿A quién se le puede ocurrir seguir como estos nueve años? ¿Quién no quisiera volver al pasado?
No. A nosotros no nos puede pasar.
Además, el cincuenta y cuatro es la vaca, no la yegua.
Amén

jueves, 4 de octubre de 2012


NO EXAGERAR, NO HUBO UNA TRAGEDIA
Creo que todos, incluso los no tan amantes del futbol nos sentimos frustrados y hasta preocupados porque nuestra provincia no solo no haya podido salir al mundo con el que es quizás el clásico más importante de futbol universal, sino porque aparezcamos ante él como improvisados o incapaces de organizar un espectáculo de esa magnitud y que lo hayamos intentado de puro audaces nomás.
Y quizás algo de improvisación y también incapacidad hayan influido para que esto que se inscribe como un papelón nos cubra por un tiempo. Porque no deja de llamar la atención que no haya un sistema paralelo de interconexión; o que cincuenta o sesenta reflectores –la mitad de la totalidad de la iluminación- dependan de un solo cable. Parece básico si se trata de un estadio con pretensiones de poner en escena mega eventos de trascendencia global.
Pero no caigamos en el oportunismo –una vez más- de cargar contra el gobierno como si este problema invalida tantas otras aristas de una gestión que le han cambiado la cara a la provincia. Hasta algunos desaforados, siempre amparados en el anonimato de la llamada telefónica a radios, pedían la renuncia del gobernador. Un delirio.
No debemos minimizar el problema, pero tampoco exagerar. No ha ocurrido ninguna tragedia. Solo no hemos podido disfrutar un instante que hubiese sido histórico, y la provincia mostró una imagen pobre ante el mundo. Pero repito, hasta ahí nomás.
Porque tratándose de futbol y tragedia me viene a la memoria la Puerta 12 del Monumental de Nuñez el 23 de junio de 1968. Y no me lo contaron. Estuve allí, saliendo por la puerta 14 y viendo a no más de diez metros, una montaña humana de más de dos metros y medio de altura de cuerpos en el último descanso de la escalera. Y por encima de ella saliendo miles de personas, la mayoría descalzos por perder sus calzados aprisionados por los cuerpos entre sofocados, heridos, agonizantes y sin vida de más de setenta personas. Eso sí es una catástrofe.
Y no es para consuelo de tontos que lo recuerdo. Si para que le demos la dimensión justa a lo que nos pasó. Porque el canibalismo está ávido de sangre y tiende a magnificar los hechos con tal de desacreditar o desprestigiar como si fuera lo más importante en términos negativos que nos pasa. Y desde ya que ni siquiera es eso.
Porque más grave es que en el Hospital Perrando haya doscientas personas esperando dos meses para operarse porque los paros, y hasta las tomas de quirófanos lo impiden.
Más grave es que los niños sigan siendo rehenes en una disputa que dos gremios docentes plantean por salarios ininterrumpidamente ya durante años, y más allá de incrementos, aumentos, premios y pagos de días no trabajados que puedan recibir siguen postergando los derechos de los alumnos. Y también es grave que éstos gremios, y otros como UPCP, solo les hablen a sus afiliados de sus derechos, y nunca de sus obligaciones.
También es de mayor gravedad que después de cinco años de gobierno sigamos teniendo en el Superior Tribunal de Justicia tres personajes patéticos y degradados que solo garantizan injusticia e impunidad. Y que estos personajes, más acordes a bodegones y garitos, administren una justicia de la que esperamos los chaqueños -entre otras muchas cuestiones- la recuperación de más de doscientas cincuenta mil hectáreas de tierras fiscales en manos de poderosos señores que con el peso del dinero las usurparon y hoy con el mismo peso se encaminan a legitimarlas. Después de la enorme batalla que hemos dado para reunir las pruebas y elevarlas en la convicción que paralelamente íbamos a darnos un Superior Tribunal al servicio de la verdad y la justicia.
Entonces compañeros y comprovincianos, entre otras muchas cuestiones importantes que nos deben preocupar, démosle a este incidente del cable quemado su justo lugar. Rescatando y felicitando al público que a pesar de la frustración y la bronca se retiró en paz del estadio dándole al mundo un ejemplo de conducta, comprensión y tolerancia que no es tan frecuente en otras latitudes.
NO MINIMIZAR AL GOLPISMO AGAZAPADO
Bien por las fuerzas políticas que se expresan en defensa de la institucionalidad frente a este intento de desestabilización disfrazado de reclamo salarial de parte de Gendarmería y Prefectura.
Ahora, merece también una reflexión por parte de estas fuerzas políticas respecto de su permanente hostigamiento al gobierno nacional que va mucho más allá de la crítica constructiva y que constituye el caldo de cultivo para que sectores reaccionarios minoritarios estimulen este tipo de sublevaciones.
No alcanza con salir a hacer una declaración cuando amparados en el clima creado por el ataque permanente a las políticas que legítimamente despliega el gobierno, estos sectores son usados por el poder real para intentar destituir.
Lo que no se debe hacer es generar ese clima que le dé la oportunidad al golpismo para usar a las fuerzas de seguridad en contra del pueblo.
Y esto no significa no criticar lo que se considere criticable, significa también resaltar lo positivo que hace el gobierno dejando en claro que la crítica es un aporte, nunca un mensaje dramático cuando la realidad palpable es que más allá de los errores el país vive momentos de extraordinario crecimiento y redistribución. Y que el gobierno toma decisiones en el pleno ejercicio del poder que le ha conferido el soberano mediante el voto.
Entonces basta del doble juego de generar climas destituyentes y luego salir a defender la democracia porque es indigno y peligroso.
"NO ME PREOCUPA EL GRITO DE LOS VIOLENTOS, DE LOS CORRUPTOS, DE LOS DESHONESTOS, DE LOS SIN ÉTICA. LO QUE MÁS ME PREOCUPA ES EL SILENCIO DE LOS BUENOS" Martin Luther King
"LLEGARÁ EL MOMENTO EN QUE NOS ENSARTAREMOS EL SOMBRERO HASTA LAS OREJAS FRENTA A LAS IGELSIAS, Y NOS DESCUBRIREMOS RESPETUOSAMENTE ANTE LOS BANCOS" (Comentario de don Aledo Luis Meloni sobre el veto de Angel Rozas a la Ley de descanso dominical)