SUMATE

Si te interesa el contenido de este blog, registrate como seguidor, opina y sugerí temas para aportar al debate. Convertilo en tu propio espacio de opinión.
Registrate como seguidor. Estamos para compartir.

sábado, 23 de junio de 2012

UN GESTO ELOCUENTE...
La mano en alto del designado presidente de Paraguay por parte del golpismo parlamentario, muestra claramente la alegría por el logro.
Lejos estan en consecuencia los artífices de este hecho lamentable para las democracias de latinoamérica como para hacer creer que se trata de una solución dentro del sistema.
Si así fuera, jamás se justifica tanta alegría. Al contrario, cualquier necesidad de apelar a soluciones deamáticas dentro del sistema y usando sus mecanismos, es siembre un hecho como para lamentar porque en alguna medida es una solución no deseada.
El alborozo es sinónimo de triunfo. Resulta evidente que esta fracción facciosa produjo este golpe a solo diez meses de las elecciones y habiendo el presidente Lugo afirmado que no se presentaría para su reelección como para manejar el aparato estatal y asegurarse un triunfo que en condiciones de transparencia y limpieza claramente les resulta imposible.
Es por ello que la minoría que gobernó dictatorialmente Paraguay décadas está exultante, frente al pesar del pueblo y el repudio de las democracias latinoamericanas y del mundo.
Un pésimo antecedente que como corresponde es enfrentado por todos los países de la región con solidez y responsabilidad como para que no se vuelva a convertir en una herramienta a usar con el fin de violentar la voluntad popular como antes ocurriera con las fuerzas armadas.
Fernando Lugo debiera ser repuesto en su cargo y enjuiciados todos los que fueron parte de este atentado contra los pueblos de la región.

viernes, 22 de junio de 2012

AYER NOMAS SAQUEABAMOS SUPERMERCADOS, HOY LA LUCHA ES POR NO PAGAR GANANCIAS. ¡GRACIAS NÉSTOR! , ¡GRACIAS CRISTINA!
El reclamo de Gremio de Camioneros es una muestra del extraordinario cambio que produjeron los gobiernos peronistas de Néstor y Cristina en la argentina.
En 2001, con el país en llamas, al borde de la desmembración, millones de trabajadores estaban desocupados. Muchos de ellos se veían obligados a pugnar por comida en los supermercados. Era la culminación del gobierno de los que hoy critican el modelo nacional y popular.
¡Qué lejos estaban los trabajadores argentinos de preocuparse por el impuesto a las ganancias!

El hambre de sus hijos estaba en el centro de los desvelos de legiones de compatriotas.
Hoy uno de los gremios que expresa el extraordinario crecimiento económico, productivo e industrial del país al haber multiplicado el número de sus afiliados como consecuencia de las políticas nacionales, plantea la necesidad de elevar el mínimo no imponible para que sus trabajadores no se vean alcanzados por el Impuesto a las Ganancias. Extraordinario y feliz cambio.
Esto significa ni más ni menos que muchísimos argentinos que antes de la puesta en marcha de este modelo de inclusión y crecimiento eran ciudadanos de cuarta, hoy tienen sueldos que claramente multiplican en casos varias veces el promedio, y en consecuencia son alcanzados por este impuesto que está dirigido a los sectores de mayores ingresos.
Esto, y más allá de la legitimidad de la lucha y el planteo, debiera ser el reconocimiento imprescindible antes de cualquier reclamo, hacia un gobierno que fue capaz de torcer el rumbo y la historia de manera tan magnífica. Capaz de elevar a los trabajadores a la condición de llegar a ser sujetos de los impuestos que indican ingresos más que dignos.
Enhorabuena que en la argentina de hoy este sea el debate entre trabajadores y gobierno, pero siempre previo el necesario reconocimiento que garantice consolidar este modelo.
Reconocimiento ineludible, porque no estamos los argentinos en condiciones de desperdiciar oportunidades y de poner en riesgo de retroceso un proceso de inclusión y crecimiento impensados solo porque sectorialmente, y como consecuencia del éxito de ese proceso, veamos afectados en parte nuestros intereses, que van mucho más allá de la subsistencia.
Reclamar, pero antes dejando bien en claro que somos defensores de un modelo que nos dio la posibilidad a muchos argentinos por primera vez en la historia, de preocuparnos porque nuestros sueldos treparon a escalas que se ven afectadas por impuestos a los altos ingresos.
Indudablemente estamos viviendo una argentina nueva. Con una minoría de agoreros del desastre inundando las pantallas conspirativas en representación de las minorías que perdieron negocios y privilegios; con sectores de la oposición política responsables del hundimiento del país desesperados por aliarse con cuanto golpismo brote de las entrañas de la vieja argentina para destruir los logros del gobierno popular y volver, pero con una inmensa mayoría de compatriotas que volvieron a la vida con la dignidad del trabajo, con el respeto por sus mayores, con alimento garantizado para sus niños, con educación para sus jóvenes, con soberanía, con independencia, en definitiva con un país cada día socialmente más justo.
Esta es la argentina nueva que debemos defender con todas nuestras fuerzas, reclamando lo justo, pero ante todo preservando los logros que hemos construido junto a Néstor y Cristina.

lunes, 18 de junio de 2012

¿Cuidamos el bosque o los intereses corporativos?
El cartel que ilustra la nota junto a la verde página del organismo de control fue puesto en nuestras rutas por el Estado. Es de suponer entonces que es el Estado el que asume como política cuidar los bosques.
No para convertirlos en un museo tal como se esgrime torpemente desde el organismo responsable para descalificar a quienes bregamos por el objetivo que debiera custodiar: el uso racional y su conservación a perpetuidad como dice la Constitución.
Para que no sea este gobierno peronista cómplice de continuidad de la histórica política depredatoria del recurso y empobrecedora de quienes son usados como mano de obra barata, esclava para el gozo de pocos.
Sin embargo, en la práctica, y a contrapelo del modelo nacional, se observa una cerrada alianza entre los organismos públicos y las corporaciones ligadas a un par de eslabones de la cadena forestal con eje en la renta y su acumulación, sin ninguna estrategia de conservación que garantice la provisión de madera en el futuro, y mucho menos la recuperación de lo arrasado desde hace un siglo.
Ni hablar del ecosistema, una entelequia total frente a la voracidad de quienes se creen con derechos absolutos sobre lo que la naturaleza, o Dios para los que así lo conciban, puso al servicio de la vida de todos los seres vivos y por venir.
Decía el general Perón: “Preocúpense cuando el imperio hable bien de mí, pero quédense tranquilos mientras me critiquen”. Se dirigía al pueblo y desde ya incluía en el término “imperio” a todos los grupos económicos que pugnan por presionar al Estado a su favor y en contra de los intereses populares.
En estos días estamos viendo un debate parcial, sesgado e incompleto respecto de los desmontes. En realidad la cuestión central que debiera discutirse es la política de tierras y bosques en el marco de un modelo de desarrollo. Definiendo en primera instancia y con sinceridad qué tipo de desarrollo llevaremos adelante. Pero no es el tema de esta nota por merecer mayor espacio.
Volviendo a la frase de Perón, llama la atención que desde todos los sectores vinculados con la explotación forestal: taladores; topadores; agrupaciones de profesionales relacionadas; puntualmente algunos con gran protagonismo en proyectos y estudios de suelos y modificación de uso; diputados también cercanos a los mal llamados productores forestales, todos cerrando filas, cantan loas al organismo de contralor. Felicitan al Ministerio de Producción, la Subsecretaría de Recursos Naturales y a Dirección de Bosques porque aplican las normas con rigor y eficacia.
Llama la atención y trae del recuerdo aquella frase de Perón.
Hay que bucear profundo, y con nulo éxito, en el intento por encontrar entre quienes son sujetos de control del cumplimiento de normas que hacen al usufructo de algún recurso, feliciten a sus controladores porque lo hagan de modo tal que no les permitan obtener mayores utilidades al hacer respetar estrictamente la ley. En el mejor de los casos mantienen silencio, cuando no protestan y buscan como descalificar esa acción en el intento de obtener algún cambio favorecedor.
Valga como ejemplo la campaña contra las autoridades del Instituto de Colonización emprendida por todos estos sectores y funcionarios, ante la resistencia que opusimos sin éxito, a que se violen las leyes para terminar con los bosques en tierras fiscales siguiendo el histórico y vigente sistema de cambiarlos por comida a los ocupantes y condenándolos a la pérdida de su tierra por no poder tener los recursos para realizar sus mejoras. Resistencia sin éxito porque finalmente se concretó el decreto 2249/10 que hoy es un motivo más para la apropiación también ilegal de tierras fiscales.
Entonces no es muy complejo identificar que las felicitaciones y defensa que se hace de la performance de los organismos responsables de la aplicación de las normas en materia de suelos y bosques están directamente vinculadas con un gerenciamiento a medida de los intereses de un par de sectores de las cadenas forestal y agropecuaria. Y lógicamente en detrimento del interés general.
Aquí, y en la cuestión del bosque, corresponde también recordar que no hay un solo actor entre los que juran y perjuran cumplir sin mácula la Ley de Bosques, que no hayan estado en contra de su sanción. Bonasso fue, es y será para este sector un subversivo merecedor de todos los desprecios y males. Pero no por su protagonismo y luchas de los 70, sino por esta ley.
Otro dato que a nadie pasa como una expresión genuina de defensa de la legalidad es la visita de un grupo de diputados la jueza Iride Grillo. Después de prodigarse mutuos halagos con taladores, topadores y autorizadores y con un mensaje previo a través de los medios expresándole que su amparo “es una amenaza para la actividad foresto industrial”, con el agregado de que la visita obedece a que “le quieren explicar” a la jueza “cuál ha sido el espíritu de la ley cuando la sancionamos”. Pareciera que la señora jueza transitara los primeros grados y necesitara esclarecedores alegatos de quienes tienen sobrados lauros en la defensa de los derechos colectivos. En tal sentido vale recordar que el Consejo de la Magistratura, que ilegal e inconstitucionalmente suspendiera a la jueza Lotero de Volman el 18 de diciembre de 2006 en una muestra brutal de presión a jueces independientes contó con la legitimadora presencia del diputado Martín Nievas, también presente en esta “visita” a una magistrada de reconocida y sufrida independencia.
Solo desde la más insana ingenuidad se puede interpretar que esto sea una visita de cortesía o parte de las relaciones interinstitucionales, y no una advertencia, por supuesto maquillada con el habitual cinismo con que la escuela rozista colonizara a propios y extraños, carentes de condiciones éticas y democráticas. Cinismo que probablemente pese muchísimo para que nuestro gobierno siga en mora con el compromiso de darnos a los chaqueños una justicia integrada en su órgano de conducción, por honorables y dignos, capaces de expresar independencia.
Para finalizar, es importante destacar la prácticamente nula expresión de sectores directamente afectados por el rumbo que pueda tomar nuestro destino si triunfa esta falacia impulsada por la alianza entre los sectores explotadores y controladores de que todo está magnífico en el manejo de nuestros recursos.
Sepamos que ahora se está librando esta batalla y que este es el momento de asumir posiciones. En tal sentido es de una preocupante pobreza militante el silencio de la mayor parte de los sectores de nuestro Frente, como de las organizaciones sociales y de productores, dejando en manos de una ONG esta cuestión como si fuésemos nulos, e incapaces. Lo digo con el respeto que todos me merecen, pero creo necesaria una reflexión.
No está demás recordar que la lealtad es plena cuando se es capaz de oponerse a estrategias que afecten el bienestar general, uno de los objetivos de toda construcción colectiva, más allá de cualquier interés personal o sectorial. Y este, el mejor gobierno que vivimos los chaqueños, merece nuestra lealtad sin especulaciones ni temores.

sábado, 16 de junio de 2012

“NO ERAN CAMPESINOS” . . . LAS CULPAS SIEMPRE SERÁN DE LOS POBRES.
La tierra en manos de pocos deja dieciocho muertos y decenas de heridos en el Paraguay. Otro ícono, como la argentina, de la prepotencia y la injusticia en la distribución de la tierra nos ofrece esta dolorosa muestra del alto costo que la infame desigualdad provoca.


Cien familias sin tierra avanzaron sobre una propiedad –según sus expresiones “mal habida”- en manos de un empresario amigo del poder de otro tiempo. Más de veinte años de reclamos de los campesinos pobres despojados, no movieron el fiel de la balanza político judicial.
Hace veinte días, consideraron que veinte años eran suficiente tiempo como para probar que no es un verso que las razones de los pobres son campanas de palo. Y decidieron ejercer el derecho de recuperar el suelo despojado.
Ahora sí, bastaron veinte días de gestiones del empresario terrateniente para que todo el estado se alzara en defensa de sus intereses y en sumarísimo juicio decidiera que los invasores merecían la muerte.
Las noticias oficiales rezan: "Se actuó en base a una orden judicial para el desalojo, hubo disparos de parte de ellos, la policía también tuvo que responder a eso".
En veinte días una orden judicial de desalojo que los campesinos no lograron en veinte años, ahora los coloca –para la versión del poder- en asesinos. "Se trata de personas altamente entrenadas que actuaron como un grupo comando", explicó un comisario. "Categóricamente, no es gente común la que estaba adentro. No son campesinos". (la foto de ultimahora.com muestra a tres campesinos ya imputados por el hecho.Poco aspecto de comandos altamente entrenados exhiben)
Lo de siempre. La culpa la tienen los pobres, que no son ni pobres ni campesinos cuando afecten los intereses que el sistema ha consagrado como sagrados en manos de pocos. Son criminales organizados.
 Más allá del repudio que merece tanto la brutal desigualdad como la represión y criminalización con que se pretende consolidarla en este hecho, los argentinos y los chaqueños debemos observar con mucha atención el escenario que se avecina. No es el primer caso. Hubo otros. En Brasil se han dado verdaderas batallas, como ésta, por la tierra.
En consecuencia, que no pase esto como algo ajeno, lejano. Todos debemos plantearnos revisar la inequidad reinante, pero especialmente quienes tienen mayores responsabilidades políticas. Porque cuando éstos hechos ocurran entre nosotros, no será responsabilidad solo de quienes en ese momento conduzcan la provincia, sino de todos los que miraron para otro lado cuando estamos a tiempo para tomar medidas correctivas frente a la creciente apropiación de este recurso vital.
Lo digo, porque cuando en nuestra provincia hemos planteado actuar para anticiparnos y evitar este tipo de tragedias, más pudo el interés de quienes usufructuando el poder del dinero concentran la tierra, y el desinterés de la mayor parte de la dirigencia política incapaz de siguiera cumplir con lo que impone nuestra constitución: Artículo 49.¬ La Provincia promoverá la transformación de los latifundios y minifundios en unidades económicas de producción, a cuyo efecto expropiará las grandes y pequeñas extensiones de tierra que en razón de su ubicación y características fueren antisociales o antieconómicas.
Nuestros legisladores, mayoritariamente ciegos para observar lo que pasa en el mundo, y aquí cerca, y sordos para escucharlo, sí salen veloces y presurosos a reunirse en banda para hacer lobby presionando a una de las pocas juezas independientes a favor de corporaciones muy ligadas a la depredación del bosque y la concentración de la tierra. Seguramente serán los mismos que mañana con la hipocresía que los caracteriza se rasgarán las vestiduras ante la tragedia por un lado, pero condenando a los pobres si se ven forzados a revelarse contra la injusticia que con sus conductas van construyendo.
Es imprescindible que modifiquemos la ley de tierras para preservarla para los agricultores y evitar en un futuro no lejano su reacción, criminalización y muerte. Para ello es vital no depositar esa responsabilidad en quienes ya han dado muestras que modelo representan y de qué lado están.
Es la sociedad toda y las organizaciones de productores quienes deben suplir este evidente vacío en la decisión política provincial.
Porque nuestro excelente gobierno, navega en este tema aguas poco claras. No superamos lo discursivo. No hemos tenido una decisión firme para poner en debate esta cuestión central.
En soledad unos pocos transitamos la provincia proponiendo que se preserven las tierras fiscales remanentes fuera del mercado inmobiliario y que se las acreciente interviniendo en las transacciones de tierras privadas evitando la creciente concentración y ampliación de los latifundios que la constitución vanamente manda transformar.
No alcanza, resulta evidente que es necesario ejercer mayor presión para provocar las decisiones que no son impulsadas por lo que debiera se parte de la responsabilidad militante de los gobernantes.

domingo, 3 de junio de 2012

PERIODISMO V.I.P. EL PEQUEÑO LANATA PARA POCOS.
Están quienes se preguntan si la resurrección de Jorge Lanata es directamente proporcional a la muerte del periodismo.

Decididamente no. Todos los periodismos tienen sus absesos. El nuestro, alimentado por brutales excesos, pugna por minar las defensas que naturalmente lo repelen.

Y Lanata, no es más que una inyección cargada de genes transmutados que tiene por objeto potenciar el ataque. Pero las defensas del periodismo también se multiplican frente a la agresión. Es así que nacen todos los días mecanismos de reproduccion defensiva que exponen el grotesco de personajes como Lanata. Blogs, redes sociales, radios comunitarias, cooperativas de periodistas, realizadores populares, todos forman una fenomenal red que garantiza el fracaso de estos impulsores de "Viva el Cáncer"

Jorge Lanata luego de firmar con Clarín para hacer radio y televisión, siguiendo la línea del grupo, lanza un servicio de información clasificada solo para suscriptores selectos.

El "servicio exclusivo y reservado" promete contener todo lo que no saca en sus programas de radio y televisión, pero como corresponde al periodismo "libre" e "independiente" será pago, no gratuito.

Es decir que para los que escuchan mas o menos gratis radio y tele, alguna información. Y para los que garpan va la posta.

La posta de Lanata se llamrá "Periodismo x Lanata", y costará $6.000 + IVA por mes. Pero no lo podés degustar solo por seis luquitas: la suscripción mínima es por seis meses. Seis por seis: 36.000 lucas mas IVA.

¿A quién está dirigido este periodismo V.I.P. de Lanata/Clarín?

A esa minoría selecta, resentida contra todo lo popular que llega al climax de su gozo masturbatorio consumiendo el alimento exclusivo y privilegiado al que no acceda el despreciable populacho.

Esto no alcanzará para aniquilar al periodismo. Al contrario, lo multiplicará haciendo que estos resucitados vuelvan a su inexorable destino.
"NO ME PREOCUPA EL GRITO DE LOS VIOLENTOS, DE LOS CORRUPTOS, DE LOS DESHONESTOS, DE LOS SIN ÉTICA. LO QUE MÁS ME PREOCUPA ES EL SILENCIO DE LOS BUENOS" Martin Luther King
"LLEGARÁ EL MOMENTO EN QUE NOS ENSARTAREMOS EL SOMBRERO HASTA LAS OREJAS FRENTA A LAS IGELSIAS, Y NOS DESCUBRIREMOS RESPETUOSAMENTE ANTE LOS BANCOS" (Comentario de don Aledo Luis Meloni sobre el veto de Angel Rozas a la Ley de descanso dominical)